Kohlberg y Haroni… Más que un concierto de música clásica

18/02/2019
A+ A
Gran Teatro Nacional fue escenario de la complicidad entre el público peruano y notables pianistas del Medio Oriente

El público que llegó hasta el Gran Teatro Nacional, con ansias de escuchar por primera vez a Yaron Kohlberg y Bishara Haroni, no solo disfrutó de un notable concierto de música clásica, sino que además fue testigo de un encuentro en el que ambos pianistas utilizaron sus talentos y carisma para promover la unión, la paz y la tolerancia.

A la interpretación de piezas de Schubert, Shemer, Kurbatov, Milhaud, Shostakovich y Rachmaninov se sumó la complicidad que el dúo expone sobre el escenario, creando una mágica atmósfera de amistad que conmovió a los asistentes al punto de aplaudirlos de pie y solicitarles autógrafos.

Kohlberg nació en Jerusalén y Haroni en Nazaret, los dos en 1983. Se presentan ante la prensa como israelí y palestino, pero solo atinan a sonreír cuando son consultados acerca de los conflictos políticos o enfrentamientos bélicos que enfrentan sus regiones. No profundizan en temas políticos, contestan con tranquilidad y se dan una pausa para aclarar que la mejor respuesta ante el odio y la violencia es regalar música de excelencia, como la que ofrecen desde su primera gala en el Ópera House de Oslo cuando fueron conducidos por el maestro Zubin Mehta.

El horror de la guerra no empaña su amistad, esa inquebrantable relación amical que ha logrado destruir rencores, amenazas y tensiones. Yaron Kohlberg y Bishara Haroni conforman una dupla creativa que se expresa con música académica ejecutada a dos pianos o a cuatro manos (ambos frente al instrumento) para contagiar sus ilusiones y visión de equidad, liberación y respeto.

Su conocimiento del español fortaleció la comunicación con sus seguidores –registrándose la presencia de decenas de adolescentes – a quienes recordaron que la música clásica “no es difícil ni aburrida, sino divertida, brillante, enérgica y espiritual".

Consolidado como un dúo insólito y estable, Kohlberg y Haroni se despidieron de Lima  con la promesa de retornar para conocer otras ciudades de nuestro país. Su tour latinoamericano continuará en Colombia y luego volverán a Berlín.