[CLUB DE JÓVENES CRÍTICOS] Canta que tu voz es el mejor “instrumento”

02/05/2019
A+ A
Cuenta una profecía que con la muerte del décimo segundo inka Huayna Capac, unos nuevos hombres llegarían por el mar para cambiar la historia del Tahuantinsuyo. Un día una anciana vio llegar a estos nuevos hombres y se acordó de la antigua profecía, la anciana envió un mensaje en forma de canción al inca Huayna Capac.

En el Gran Teatro Nacional (GTN), el enfoque de Comunidad del Área de Públicos realizó el taller de Cuento y Canto en familia del programa de “Familias Escénicas". Es así como se presenta El viaje de Killa -cuento de creación colectiva del enfoque de Comunidad y dirigido por Leo Cubas - es representado por los animadores culturales del GTN donde nos mostrarán que “...la voz de todos y todas es única”

La obra inicia con la aparición de una anciana que divisó a lo lejos la llegada de nuevos hombres. Ella recordó una antigua profecía, la llegada del Dios Inti, y decidió enviar un mensaje al inca Huayna Capac. El chaski llegó, para llevar el mensaje, acompañado por su hija Killa -una niña tímida pero de gran corazón- que también deseaba convertirse en chaski,a lo cual la anciana reclamó que una niña no tenía las condiciones para realizar dicho trabajo...pero ello estaría por verse.

 

EL INICIO

Comienzan la travesía acompañados de música instrumental. Entran al bosque y se oye un río, una montaña, una cascada, una rana, unos grillos. Increíblemente todos los sonidos son creados por instrumentos musicales como el pututo, la ocarina, las chacchas, el giro, la rana musical, el pájaro de agua, palo de agua, que nos envuelven como si estuviéramos en medio de la naturaleza. En el camino se encuentran con un colibrí que tenía una espina en el ala. Killa lo ayuda y la colibrí decide acompañarlos ya que conocía atajos para llegar más rápido al palacio del Inca.

Continuaron con su viaje y sin darse cuenta una roca se desprendió de la montaña y golpeó al chasqui, quien quedó lastimado y con dificultad para moverse. Es así que Killa toma su lugar, al principio duda pero la colibrí y el público le dan todo su apoyo, “lo que no sabía Killa es que este viaje cambiaría por completo su vida”

A partir de aquí podemos dividir el cuento en 3 partes. En la primera, se encuentran con un puma, quien les enseña a respirar correctamente y para ello - aquí pasa algo extraordinario- invitan al narrador al escenario y con él más practican los ejercicios de respiración que se lo enseñan al público

En ese momento se lanzan cierta miradas de asombro entre lo espectadores, ¿como era posible que el narrador pueda entrar a la obra?, unos sonríen, otros observan atentos el escenario sin saber con qué más los podrían sorprender.

 

LA SEGUNDA PARTE

La anciana y la niña se encuentran con un perrito que estaba perdido y que no podía encontrar a su familia porque aullaba muy despacio. Así que deciden ayudarlo a controlar el volumen de la voz, el perrito pudo aullar más fuerte y encontrar a su familia.

Pero no solo Killa y colibrí ayudan al perrito, sino todo el público, grandes y chicos imitan como los personajes gritan, aúllan, tararean, poco a poco van insertándose en el mundo del canto, aunque -tal vez- ellos aún no lo sepan.

En la tercera parte, llegan a la puerta del Palacio del Inca y en la entrada se encuentran con una serpiente que le gusta cantar. Con ella aprenden a identificar los registros de la voz. La serpiente solo deja pasar a Killa y ella se para frente al inca para poder cantar.

A lo largo del viaje, Killa obtuvo más confianza en sí mismo y en su voz, demostró que si podía ser chaski, aunque algunos no creían en ella, y que cantaba hermoso.

 

EL FINAL

Cuando está a punto de hacerlo, el narrador interfiere y anuncia un cambio, él dice que no solo Killa daría el mensaje sino junto a todo el público, y eso pasó. Killa comenzó a cantar y poco a poco se sumaban más voces

Avistamientos hemos hecho en el mar,

tu padre Inti que te viene a visitar,

la cosecha acelerar, la chicha a preparar,

tiempo de cambio, presentimos va llegar”

Toda la sala comenzó a cantar, grandes y chicos, niños y adultos, hasta los miembros de prensa del Club de Jóvenes Críticos se sumaron a la algarabía, todo era alegría, realmente habían descubierto que la voz es el mejor “instrumento” que puede existir.

 

Por: Ronald Cueva Pariona

ronald.cueva.1399@unmsm.edu.pe

Fotografía: Valeria Mantilla

valeria.mantilla@unmsm.edu.pe

El Club de Jóvenes Críticos es un programa del enfoque de Educación del Área de Públicos que se trabaja en colaboración con el Media Lab UNMSM de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Trece estudiantes de pregrado de la escuela de Comunicación Social, participan del programa que les permite entrenarse en la crítica de artes escénicas, a partir de la investigación, observación de los procesos creativos y entrevistas con los artistas y/o elencos que se presentan en el Gran Teatro Nacional.

#JuevesDeCriticas #ClubDeJovenesCriticos
@MediaLabUNMSM